viernes, septiembre 18

El acto del equilibrio: Las Chinas Oaxaqueñas

0

“Cuando eres una China…toda tu familia se vuelve China. Mi padre o mi novio recogen mi canasta adornada. Mi madre plancha mi blusa. Mi hermana – es su primer año de China – trenza mi cabello…Mi mamá a veces no puede creer cuánto tiempo invertimos, que todos tenemos que invertir. A veces hace bromas de que me va a cobrar por planchar mis cosas”.

Miriam ha sido China Oaxaqueña por 5 años. Se integró porque su hermano se unió como farolero. Él es sordo y le pidió que también audicionara para ayudarle en la comunicación. Cuando le pregunto cuánto tiempo más piensa que se quedará, me promete, “oh, siempre eres una China… Algunas de esas ancianas aún pueden bailar. Tal vez no en tacones, pero aún así pueden bailar. Algún día espero estar casada –¡y las Chinas bailarán en mi boda, por supuesto!- y tendré una familia, a lo mejor no tendré tiempo”. Ella frunce el ceño y agita su cabeza con sólo pensarlo. “Ser una China es tan parte de mí como ser maestra o estudiante o madre”.

Con ensayos semanales, compromisos públicos durante el mes, la dedicación de la China es sorprendente. Toma tiempo planchar, preparar las canastas con flores frescasa, trenzar el cabello con estambre negro, acomodar los listones, los medallones, los collares, la filigrana y las reliquias. Un desfile a las 4 pm es sinónimo de una carrera desde el trabajo. Una celebración del pueblo significa que es probable que esté despierta hasta las 4 am. Como miembra de la delegación sin fines de lucro Chinas Oaxaqueñas Genoveva Medina, los costos van por su propia cuenta. “Si un pueblo nos solicita para la celebración de su santo, iremos en traje de gala con nuestras canastas adornadas. Sabemos que tal vez no nos reembolsen estos gastos, pero siempre estaremos ahí”.

Al mismo tiempo que Oaxaca se convierte en un destino turístico cada vez más popular, las Chinas se convierten en cara sonriente familiar, en la falda familiar ondeando que ilustran las revistas de viaje y aparecen en Instagram. Para la señora Isabel del Carmen, las Chinas son Oaxaca y son la historia de su familia. Su madre, Genoveva Medina, su hermana, Sylvia y ahora su sobrina Zaira, han llevado a un grupo de Chinas conformado por 4 mujeres que caminaron en la procesión de Lunes del Cerro en 1957 hasta la aclamada delegación de 200 bailarinas por las que hoy en día son conocidas. Isabel del Carmen repite el compromiso de Miriam. “Las Chinas Oaxaqueñas fueron formadas para ser las anfitrionas de la celebración de los santos. Si no vamos… qué terrible sería la fe”.

Isabel del Carmen aún abandona su silla en la vereda para admirar una hermosa falda nueva que lleva puesta una de las Chinas. Intenta describir el color de la falda azul que algún día usó, me dice que su falda naranja “era tan hermosa, la usé dos años pero, por supuesto, con diferente encaje”.

Siempre hay una inspección para asegurar la uniformidad y cumplimiento de las reglas. “Sí, siempre tuvimos reglas. Porque somos Chinas Oaxaqueñas orgullosas”. Isabel del Carmen recuerda muy bien las inspecciones y continúa vigilandolas durante los ensayos intensivos que culminan con la Guelaguetza. “Nunca lo sentimos como una carga… excepto, claro, cuando teníamos hambre o era tarde, o estábamos cansadas”. Se ríe mientras hace una cara seria y burlona, recordando algún regaño o algún ajuste apresurado.

“Oh, siempre eres una China”, dice Miriam.

En julio, las Chinas, casi diariamente bailan en algún convite o calenda. ”Cuando llega agosto…” bromea Miriam, “¡no sabemos qué ponernos después de un mes de haber usado faldas de satín!”. A pesar de la interminable pompa de la Guelaguetza en julio, no es sino hasta el 18 de diciembre, el Día de la Virgen de la Soledad, que se reúne toda la delegación para hacer una peregrinación a la Basílica. El santo patrón de Oaxaca también es el santo patrón de las Chinas, su imagen la  tienen bordada en la ropa y es venerado en la capilla del espacio en donde ensayan.

Miriam era estudiante de universidad cuando se integró con las Chinas. Ahora es maestra de niños y niñas con capacidades distintas, al mismo tiempo que realiza su maestría. Algunas veces tiene que pedir permiso al profesor para salir más temprano o perderse alguna presentación debido a un exámen final. “Encuentras tiempo. Traes bocadillos extras en tu canasta”.

Mucho ha cambiado en 62 años, tiempo durante el cual, las Chinas Oaxaqueñas han sido las anfitrionas de la celebración de la Guelaguetza. Isabel del Carmen suspira. “Ojalá tuviera más fotos de ese entonces. Las pondría en el Facebook. Sería viral”. Este tema nos lleva a otro punto importante que prolonga la conversación con Miriam. ¿Cómo encontramos equilibrio? No sólo en el trabajo y el baile, pero en el turismo y la familia, en Oaxaca y en la gente que ha venido a conocer y a amar Oaxaca.

Miriam dice con mucho orgullo que ahorró dinero el año pasado para comprar un boleto para que su madre fuera al Auditorio Guelaguetza. “Todos piensa que yo tengo boletos de regalo. Si quiero un boleto, tengo que comprarlo. Por supuesto que no tengo tiempo de hacer cola para conseguir asientos gratis!”. Es un honor bailar en el escenario de la Guelaguetza, Miriam lo ha hecho 4 años consecutivos, pero también admite que: “es un espectáculo para la gente rica que tiene dinero o tiempo”. Las celebraciones de la Guelaguetza en los pueblos aledaños se sienten más auténticas, más conectadas y más accesibles. “Invito a mis amigos y familia a ir a los pueblos. Siento la misma alegría que cuando se baila allá; espero que sea igual de alegre estar entre el público”.

Mucho ha cambiado en los últimos 62 años. Pero Isabel del Carmen sacude su cabeza cuando le pregunto sobre el peligro de que Oaxaca se vuelva demasiado popular. “¿Quién no quiere ser oaxaqueño? ¿Quién no quiere ser una China Oaxaqueña? Lo siento, no todos pueden hacer eso, pero pueden venir y vernos. ¿Quién soy yo para detenerlos?”.

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X