De chile, de dulce y de manteca: Abarrote de Diseño cumple 3 años

0

3 años, 3 integrantes, sin duda, este es el número de la suerte de Abarrote de Diseño y los Abarroteros lo confirman. Fue en 2014 cuando los primeros diseños de Abarrote vieron la luz bajo el sol inclemente de Huayapam, ni Jorge Alberto Romero Canseco, Oscar Historietas o Juan Carlos Pinacho Cruz sospecharon que sería el inicio de una aventura que este año cumple su tercer aniversario; y qué mejor manera de celebrarlo que compartiendo con su público y “clientela” un poquito de su historia, su presente y su visión para el futuro. A continuación les compartimos la entrevista que Qué Pasa Oaxaca le hizo a los fundadores de este dinámico y creativo proyecto.

“Abarrote” ¿por qué ese nombre?

Cuando decidimos comercializar nuestros productos pensamos en las tiendas de abarrotes que  había cuando éramos niños, especialmente en los pueblos. Uno de nosotros viene de una comunidad del valle de Tlacolula, y fue el recuerdo de esos establecimientos donde encontrabas de todo  lo que nos hizo poner ese nombre. En Abarrote de Diseño encuentras de todo, desde tazas, hasta moños, libretas, café, miel, chocolate, mezcal (tenemos una marca, “El quema santos”) y una infinidad más de productos. Por eso somos de chile, de dulce y de manteca, jajaja.

¿Cuál ha sido el logro del que están más orgullosos?

La playera azul de Oaxaca. Mucha gente que viene de otros países y también de otros estados de la república aman la playera. Para nosotros representa  a Oaxaca en muchas formas: en sus colores y en su diseño. Por ejemplo, es muy padre ver que en temporadas vacacionales la gente lleva la playera puesta, es como ponerse a Oaxaca.

¿Y el reto más grande?

El reto más grande para Abarrote ha sido mantenerse, pues requiere una estructura importante en temas de negocio. Si bien es cierto, nunca hemos accedido o solicitado a ningún apoyo económico de una instancia, Abarrote requiere fortalecer  la parte empresarial  que ya tiene para que pueda consolidarse.  También, el reto siguiente es abrir una tienda.

Existen diferentes subvenciones y apoyos ¿quieren aplicar?

No, en realidad no. Confiamos en que los proyectos deben de mantenerse a sí mismos. Claro, probablemente la tienda requiera  una mayor inversión, pero en vez de recurrir a un crédito o apoyo de este tipo pensamos que podríamos conseguirlo con la gente que nos apoya y así poder costear esa parte de infraestructura que la tienda va a requerir.

Y de todos los productos que tienen, ¿cuál es tu favorito?

Uy, eso es muy complicado, jaja. Mira, el pocillo es un producto nuevo, es nuestro más reciente hijo y creo que es uno de mis favoritos.  Pero en realidad el favorito de todos es la taza de Oaxaca con las abstracciones de las siluetas de los alebrijes. Representa todo:   esos colores, esas formas, esa tipografía, ese fondo negro que la caracteriza…  Es el producto que más me gusta.

¿Cuál es el más popular?

Las playeras, y de ahí le siguen los cuadernos. Los cuadernos tienen la particularidad de que están cosidos a mano, entonces la gente los busca por esa característica en particular y también por el papel que usamos. No es un papel común, tiene una composición especial. Los diseños de las hojas  también los hacen atractivos y es por eso que son los productos más populares.

Oaxaca está muy de moda actualmente ¿por qué crees que es así?

Bueno, yo creo que más que estar de moda. Oaxaca siempre ha sido un referente  en el escenario nacional e internacional. Pienso que el tema social de Oaxaca hace que la gente ponga los ojos en este lugar. Pero Oaxaca no es sólo agitación social, es precisamente esa creatividad que las oaxaqueñas  y los oaxaqueños podemos tener. Entre más grandes sean las necesidades sociales más grande es la innovación y el emprendimiento de la gente y el resultado es, precisamente, que el mundo voltee a ver a Oaxaca.

¿Crees que este clima de creatividad les ha ayudado a ustedes?

Sí, nosotros como tal tenemos 3 años y al inicio no sabíamos nada. De hecho nuestra producción de playeras estaba lista y no sabíamos dónde la íbamos a vender, y lo primero que dijimos fue “bueno pues vamos a la Feria del téjate en Huayapam”. Ahí estuvimos bajo el sol, horrible; no fue la mejor experiencia, pero sí pudimos decir que nuestros productos pueden estar en otras condiciones  lugares. Entonces hay incertidumbre, pero también está el clima de tener la intención de crear y de gustar y eso es lo que nos motiva.

Además de diseño se han involucrado en otros proyectos  ¿cierto?

Sí, no solamente nos interesa el tema del diseño como tal.  El año pasado decidimos organizar en conjunto con la Dirección de la Biblioteca Pública Central el “Primer festival creativo Oaxaca 2016 en nuestra biblioteca”. El festival se llamó Letra Capital y las actividades giraban en torno a las letras. Uno de los productos que se lanzó (que no fue una autoría totalmente sino que nos inspiramos de algo parecido hecho en Europa) le denominamos “una para llevar leyendo”  A través de una máquina expendedora de boletos le presionabas un botón y te expedía uno que contenía un párrafo de alguna lectura o de algún libro, entonces si al lector le gustaba ese libro lo podía conseguir dentro de la biblioteca o incluso lo podía comprar ya que también venía la editorial y el autor. Ese proyecto puede dar mucho más para Oaxaca, incluso pensamos que puede integrarse en la próxima Feria Internacional del libro. Además, queremos que no sólo tenga presencia en la ciudad sino que este sea un proyecto itinerante que vaya a visitar a las regiones y que le permita a la gente leer y enterarse de que hay un mundo allá afuera, independiente al mundo en el que viven. La gente respondió muy bien asistieron más de 3000 personas y  de hecho nos solicitan que hagamos un segundo festival, así  que estamos viendo la posibilidad de desarrollarlo.

Volviendo a ese día en Huayapam ¿qué fue lo que a ti y a tus compañeros les hizo que no desistieran?

Con que a nosotros nos digan que nuestros productos son bonitos es suficiente. O sea, creo que buscamos la posibilidad de que a la gente le agrade. Y quizá no le agrada a todos ni a todas, pero a la gran mayoría sí. Eso dio pie a que dijéramos “sí podemos vender este diseño de playera, o estos diseños”. También fue una inversión de nuestros ahorros, entonces aventurarnos a desistir pues sería como perder tu dinero y no retarte, y para nosotros esto sigue siendo un reto.

¿Qué planes tienen de productos nuevos?

Básicamente ahorita son el pocillo y el recetario, donde puedes  anotar tus recetas, hay cuatro separadores donde trae sopas, platos fuertes, postres, ensaladas. Esos son los dos productos nuevos de esta temporada. Jorge, que es quien se dedica al diseño textil como tal, tiene una colección de playeras y camisas para primavera-verano y nuestra intención es también poder comenzar a desarrollar diseños para hacer corbatas. Tenemos moños de los que utilizamos también los chavos, pero esos moños también les gustan a las chavas y luego los solicitan para el cabello.

¿Cómo se ha transformado Abarrote en estos tres años ?

Bueno ha dejado de ser una empresa local para poder empezar a incursionar en la zona en el aspecto regional. Ahora Abarrote tiene distribuidores en Puebla, Tlaxcala y Querétaro y hay un proyecto de distribución en Ciudad de México. Es una empresa local que comienza a trascender algunas fronteras. Y la idea aquí es que abarrote pueda estar presente en todos los estados. Otro tema es que hemos dejado de hacer esto por hobby. Al principio cada uno de nosotros tenía otros empleos; actualmente de los tres dos trabajan completamente para abarrote y uno no, sin embargo eso permite equilibrar lo que nosotros queremos hacer y también tener los recursos para poder hacer que Abarrote camine.

Trabajan con familias oaxaqueñas  ¿cuál  ha sido el impacto que ellos han recibido por este trabajo?

De entrada con su economía. A nosotros no nos gusta regatear y mucho menos el comercio  injusto. La intención es que si nosotros ganamos esa familia también gane. Mucha gente en ese afán de que no dejemos de trabajar con ellos nos quieren vender el producto a menor precio o incluso ellos mismos le dan un valor más bajo a lo que hacen, pero nosotros mantenemos las tarifas de costo que habíamos pactado inicialmente. No nos gusta fomentar la idea de que para venderlo lo tienen que vender a menor precio, sino enfatizar que la calidad de lo que ellos hacen permiten que haya más demanda de ese producto y mayores posibilidades de crecimiento. Nos interesa que los hijos e hijas de ellas aprendan que esos negocios o esas capacidades que tienen las pueden explotar al máximo y les pueden dar grandes beneficios.

¿En dónde se pueden encontrar sus productos, en qué tiendas o en qué puntos?

Bueno, aquí en Oaxaca el distribuidor mayoritario es Antiga, que está en García Vigil #403 en el centro. El segundo distribuidor con más productos es Tutú Handbags, que está en Abasolo #103 en el centro. También pueden encontrarnos en la librería del MUFI, en la librería Grañén Porrúa y con Fátima Santaella que es otra marca de nuestras amigas diseñadoras de ropa, ella están en M. Bravo entre García Vigil y Porifio Díaz. Además estamos en Libreespacio la Jícara y  en la Mezcalillera.

Vía virtual pueden encontrar los productos a través de redes sociales. Nuestro  perfil de Facebook  aparece como “Abarroteros diseñadores” y  la página de Facebook que es “Abarrote de diseño”. Igual tenemos un sitio web, que es www.abarrotedediseño.mx, y hay una tienda virtual a través de kichink y ahí teclean abarrote de diseño y nos encuentran. Es por eso que gente de otros estados o de otros países pueden comprar ciertos productos,  porque no todos se pueden vender a través del comercio electrónico.

¿Hay algo que quisieras agregar para nuestros lectores?

Sobretodo agradecer a la gente que nos sigue, que nos compra y que les gustan nuestros productos, nosotros les llamamos “clientela”, porque el concepto de abarrote así lo permite; o sea tú vas a la tienda de abarrotes y es tu clientela. Gracias a todos ustedes y sígannos prefiriendo.

 

*De chile, de dulce y de manteca: expresión idiomática en México que se usa en diferentes contextos para decir que “hay de todo” o que se tiene una gran variedad, ya sea de productos o habilidades.

Share.

Leave A Reply

X